Otro

Anuncios de promoción de alimentos y bebidas para mejores atletas


Un vistazo a los anuncios de promoción de alimentos y bebidas más memorables impulsados ​​por atletas

Al prepararse para el Super Bowl, sin mencionar el prolongado comienzo de la temporada de la NBA, es divertido echar un vistazo al libro. Avales en publicidad: una historia social, lo que demuestra que los atletas son los mejores portavoces de todo, desde camisetas hasta cerveza (er, quizás esas dos cosas no están tan separadas). El fenómeno está tan extendido que la Organización Mundial de la Salud publicó recientemente los resultados de un estudio que indica que "los padres compran alimentos en mal estado si los atletas los respaldan". Obviamente, usar su poder para vender comida chatarra no es lo ideal, pero el punto sigue siendo que las estrellas del deporte tienen talento.

Michael Jordan sigue siendo el patrón oro, considerado por los científicos sociales como el mayor promotor del siglo XX; en su apogeo, obtuvo $ 20 millones anuales solo de Nike. Cuando los estudiantes de la Escuela de Negocios Tepper de la Universidad Carnegie Mellon estudiaron el impacto previo al escándalo de Tiger Woods en las ventas de pelotas de golf de Nike, lo encontraron tremendo, pero incluso entonces Tiger no era Mike. Dicho esto, los acuerdos de patrocinio de LeBron James (incluidos los contratos con Coca-Cola y McDonald's) se estiman actualmente en 33 millones de dólares al año.

Y aunque algunas empresas han tomado algunas decisiones verdaderamente lamentables entre los portavoces y los atletas (consulte la lista de 15 respaldos deportivos fallidos de The Daily Meal), muchos de los respaldos han establecido estándares publicitarios por su intensidad, ingenio e innovación. Aquí está nuestra lista de los 12 mejores anuncios de promoción de alimentos y bebidas dirigidos por atletas de todos los tiempos.


Los atletas de resistencia dependen de los carbohidratos como su principal combustible durante el ejercicio, lo que requiere reservas adecuadas y un suministro externo. Los atletas que se ejercitan de una a cinco horas al día requieren ingestas diarias de 6 a 12 gramos por kilogramo de peso corporal, que aumentan con la duración del ejercicio. Según Clinical Sports Nutrition, antes de la actividad, los atletas de resistencia deben consumir de 200 a 300 gramos de carbohidratos para reponer sus reservas y prevenir el hambre. Durante el ejercicio, los atletas deben consumir de 30 a 90 gramos de carbohidratos por hora. La Asociación Dietética Estadounidense sugiere bebidas energéticas, geles o plátanos como buenas fuentes de carbohidratos. Después del ejercicio, los carbohidratos deben consumirse inmediatamente para estimular la recuperación. Ejemplos de alimentos ricos en carbohidratos son el pan, la avena, la leche con chocolate y la fruta.

La proteína solo proporciona una pequeña fracción de la energía necesaria para un ejercicio prolongado, pero es fundamental para apoyar el desarrollo y la recuperación muscular. Necesita proteínas para mantener un equilibrio entre la descomposición y la síntesis muscular, para prevenir lesiones y estimular la reparación muscular. Los atletas de resistencia deben consumir de 1,2 a 1,8 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal al día, con énfasis en consumir proteínas dentro de una hora de ejercicio. El consumo de alimentos ricos en proteínas inmediatamente antes y durante el ejercicio puede contribuir al malestar gastrointestinal. Los deportistas deben consumir proteínas de alta calidad como la carne, la leche y los productos de soja.


Los atletas de resistencia dependen de los carbohidratos como su principal combustible durante el ejercicio, lo que requiere reservas adecuadas y un suministro externo. Los atletas que se ejercitan de una a cinco horas al día requieren ingestas diarias de 6 a 12 gramos por kilogramo de peso corporal, que aumentan con la duración del ejercicio. Según Clinical Sports Nutrition, antes de la actividad, los atletas de resistencia deben consumir de 200 a 300 gramos de carbohidratos para reponer sus reservas y prevenir el hambre. Durante el ejercicio, los atletas deben consumir de 30 a 90 gramos de carbohidratos por hora. La Asociación Dietética Estadounidense sugiere bebidas energéticas, geles o plátanos como buenas fuentes de carbohidratos. Después del ejercicio, los carbohidratos deben consumirse inmediatamente para estimular la recuperación. Ejemplos de alimentos ricos en carbohidratos son el pan, la avena, la leche con chocolate y la fruta.

La proteína solo proporciona una pequeña fracción de la energía necesaria para un ejercicio prolongado, pero es fundamental para apoyar el desarrollo y la recuperación muscular. Necesita proteínas para mantener un equilibrio entre la descomposición y la síntesis muscular, para prevenir lesiones y estimular la reparación muscular. Los atletas de resistencia deben consumir de 1,2 a 1,8 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal al día, con énfasis en consumir proteínas dentro de una hora de ejercicio. El consumo de alimentos ricos en proteínas inmediatamente antes y durante el ejercicio puede contribuir al malestar gastrointestinal. Los deportistas deben consumir proteínas de alta calidad como la carne, la leche y los productos de soja.


Los atletas de resistencia dependen de los carbohidratos como su principal combustible durante el ejercicio, lo que requiere reservas adecuadas y un suministro externo. Los atletas que se ejercitan de una a cinco horas al día requieren ingestas diarias de 6 a 12 gramos por kilogramo de peso corporal, que aumentan con la duración del ejercicio. Según Clinical Sports Nutrition, antes de la actividad, los atletas de resistencia deben consumir de 200 a 300 gramos de carbohidratos para reponer sus reservas y prevenir el hambre. Durante el ejercicio, los atletas deben consumir de 30 a 90 gramos de carbohidratos por hora. La Asociación Dietética Estadounidense sugiere bebidas energéticas, geles o plátanos como buenas fuentes de carbohidratos. Después del ejercicio, los carbohidratos deben consumirse inmediatamente para estimular la recuperación. Ejemplos de alimentos ricos en carbohidratos son el pan, la avena, la leche con chocolate y la fruta.

La proteína solo proporciona una pequeña fracción de la energía necesaria para un ejercicio prolongado, pero es fundamental para apoyar el desarrollo y la recuperación muscular. Necesita proteínas para mantener un equilibrio entre la descomposición y la síntesis muscular, para prevenir lesiones y estimular la reparación muscular. Los atletas de resistencia deben consumir de 1,2 a 1,8 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal al día, con énfasis en consumir proteínas dentro de una hora de ejercicio. El consumo de alimentos ricos en proteínas inmediatamente antes y durante el ejercicio puede contribuir al malestar gastrointestinal. Los deportistas deben consumir proteínas de alta calidad como la carne, la leche y los productos de soja.


Los atletas de resistencia dependen de los carbohidratos como su principal combustible durante el ejercicio, lo que requiere reservas adecuadas y un suministro externo. Los atletas que se ejercitan de una a cinco horas al día requieren ingestas diarias de 6 a 12 gramos por kilogramo de peso corporal, que aumentan con la duración del ejercicio. Según Clinical Sports Nutrition, antes de la actividad, los atletas de resistencia deben consumir de 200 a 300 gramos de carbohidratos para reponer sus reservas y prevenir el hambre. Durante el ejercicio, los atletas deben consumir de 30 a 90 gramos de carbohidratos por hora. La Asociación Dietética Estadounidense sugiere bebidas energéticas, geles o plátanos como buenas fuentes de carbohidratos. Después del ejercicio, los carbohidratos deben consumirse inmediatamente para estimular la recuperación. Ejemplos de alimentos ricos en carbohidratos son el pan, la avena, la leche con chocolate y la fruta.

La proteína solo proporciona una pequeña fracción de la energía necesaria para un ejercicio prolongado, pero es fundamental para apoyar el desarrollo y la recuperación muscular. Necesita proteínas para mantener un equilibrio entre la descomposición y la síntesis muscular, para prevenir lesiones y estimular la reparación muscular. Los atletas de resistencia deben consumir de 1,2 a 1,8 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal al día, con énfasis en consumir proteínas dentro de una hora de ejercicio. El consumo de alimentos ricos en proteínas inmediatamente antes y durante el ejercicio puede contribuir al malestar gastrointestinal. Los deportistas deben consumir proteínas de alta calidad como la carne, la leche y los productos de soja.


Los atletas de resistencia dependen de los carbohidratos como su principal combustible durante el ejercicio, lo que requiere reservas adecuadas y un suministro externo. Los atletas que se ejercitan de una a cinco horas al día requieren ingestas diarias de 6 a 12 gramos por kilogramo de peso corporal, que aumentan con la duración del ejercicio. Según Clinical Sports Nutrition, antes de la actividad, los atletas de resistencia deben consumir de 200 a 300 gramos de carbohidratos para reponer sus reservas y prevenir el hambre. Durante el ejercicio, los atletas deben consumir de 30 a 90 gramos de carbohidratos por hora. La Asociación Dietética Estadounidense sugiere bebidas energéticas, geles o plátanos como buenas fuentes de carbohidratos. Después del ejercicio, los carbohidratos deben consumirse inmediatamente para estimular la recuperación. Ejemplos de alimentos ricos en carbohidratos son el pan, la avena, la leche con chocolate y la fruta.

La proteína solo proporciona una pequeña fracción de la energía necesaria para un ejercicio prolongado, pero es fundamental para apoyar el desarrollo y la recuperación muscular. Necesita proteínas para mantener un equilibrio entre la descomposición y la síntesis muscular, para prevenir lesiones y estimular la reparación muscular. Los atletas de resistencia deben consumir de 1,2 a 1,8 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal al día, con énfasis en consumir proteínas dentro de una hora de ejercicio. El consumo de alimentos ricos en proteínas inmediatamente antes y durante el ejercicio puede contribuir al malestar gastrointestinal. Los deportistas deben consumir proteínas de alta calidad como la carne, la leche y los productos de soja.


Los atletas de resistencia dependen de los carbohidratos como su principal combustible durante el ejercicio, lo que requiere reservas adecuadas y un suministro externo. Los atletas que se ejercitan de una a cinco horas al día requieren ingestas diarias de 6 a 12 gramos por kilogramo de peso corporal, que aumentan con la duración del ejercicio. Según Clinical Sports Nutrition, antes de la actividad, los atletas de resistencia deben consumir de 200 a 300 gramos de carbohidratos para reponer sus reservas y prevenir el hambre. Durante el ejercicio, los atletas deben consumir de 30 a 90 gramos de carbohidratos por hora. La Asociación Dietética Estadounidense sugiere bebidas energéticas, geles o plátanos como buenas fuentes de carbohidratos. Después del ejercicio, los carbohidratos deben consumirse inmediatamente para estimular la recuperación. Ejemplos de alimentos ricos en carbohidratos son el pan, la avena, la leche con chocolate y la fruta.

La proteína solo proporciona una pequeña fracción de la energía necesaria para un ejercicio prolongado, pero es fundamental para apoyar el desarrollo y la recuperación muscular. Necesita proteínas para mantener un equilibrio entre la descomposición y la síntesis muscular, para prevenir lesiones y estimular la reparación muscular. Los atletas de resistencia deben consumir de 1,2 a 1,8 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal al día, con énfasis en consumir proteínas dentro de una hora de ejercicio. El consumo de alimentos ricos en proteínas inmediatamente antes y durante el ejercicio puede contribuir al malestar gastrointestinal. Los deportistas deben consumir proteínas de alta calidad como la carne, la leche y los productos de soja.


Los atletas de resistencia dependen de los carbohidratos como su principal combustible durante el ejercicio, lo que requiere reservas adecuadas y un suministro externo. Los atletas que se ejercitan de una a cinco horas al día requieren ingestas diarias de 6 a 12 gramos por kilogramo de peso corporal, que aumentan con la duración del ejercicio. Según Clinical Sports Nutrition, antes de la actividad, los atletas de resistencia deben consumir de 200 a 300 gramos de carbohidratos para reponer sus reservas y prevenir el hambre. Durante el ejercicio, los atletas deben consumir de 30 a 90 gramos de carbohidratos por hora. La Asociación Dietética Estadounidense sugiere bebidas energéticas, geles o plátanos como buenas fuentes de carbohidratos. Después del ejercicio, los carbohidratos deben consumirse inmediatamente para estimular la recuperación. Ejemplos de alimentos ricos en carbohidratos son el pan, la avena, la leche con chocolate y la fruta.

La proteína solo proporciona una pequeña fracción de la energía necesaria para un ejercicio prolongado, pero es fundamental para apoyar el desarrollo y la recuperación muscular. Necesita proteínas para mantener un equilibrio entre la descomposición y la síntesis muscular, para prevenir lesiones y estimular la reparación muscular. Los atletas de resistencia deben consumir de 1,2 a 1,8 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal al día, con énfasis en consumir proteínas dentro de una hora de ejercicio. El consumo de alimentos ricos en proteínas inmediatamente antes y durante el ejercicio puede contribuir al malestar gastrointestinal. Los deportistas deben consumir proteínas de alta calidad como la carne, la leche y los productos de soja.


Los atletas de resistencia dependen de los carbohidratos como su principal combustible durante el ejercicio, lo que requiere reservas adecuadas y un suministro externo. Los atletas que se ejercitan de una a cinco horas al día requieren ingestas diarias de 6 a 12 gramos por kilogramo de peso corporal, que aumentan con la duración del ejercicio. Según Clinical Sports Nutrition, antes de la actividad, los atletas de resistencia deben consumir de 200 a 300 gramos de carbohidratos para reponer sus reservas y prevenir el hambre. Durante el ejercicio, los atletas deben consumir de 30 a 90 gramos de carbohidratos por hora. La Asociación Dietética Estadounidense sugiere bebidas energéticas, geles o plátanos como buenas fuentes de carbohidratos. Después del ejercicio, los carbohidratos deben consumirse inmediatamente para estimular la recuperación. Ejemplos de alimentos ricos en carbohidratos son el pan, la avena, la leche con chocolate y la fruta.

La proteína solo proporciona una pequeña fracción de la energía necesaria para un ejercicio prolongado, pero es fundamental para apoyar el desarrollo y la recuperación muscular. Necesita proteínas para mantener un equilibrio entre la descomposición y la síntesis muscular, para prevenir lesiones y estimular la reparación muscular. Los atletas de resistencia deben consumir de 1,2 a 1,8 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal al día, con énfasis en consumir proteínas dentro de una hora de ejercicio. El consumo de alimentos ricos en proteínas inmediatamente antes y durante el ejercicio puede contribuir al malestar gastrointestinal. Los deportistas deben consumir proteínas de alta calidad como la carne, la leche y los productos de soja.


Los atletas de resistencia dependen de los carbohidratos como su principal combustible durante el ejercicio, lo que requiere reservas adecuadas y un suministro externo. Los atletas que se ejercitan de una a cinco horas al día requieren ingestas diarias de 6 a 12 gramos por kilogramo de peso corporal, que aumentan con la duración del ejercicio. Según Clinical Sports Nutrition, antes de la actividad, los atletas de resistencia deben consumir de 200 a 300 gramos de carbohidratos para reponer sus reservas y prevenir el hambre. Durante el ejercicio, los atletas deben consumir de 30 a 90 gramos de carbohidratos por hora. La Asociación Dietética Estadounidense sugiere bebidas energéticas, geles o plátanos como buenas fuentes de carbohidratos. Después del ejercicio, los carbohidratos deben consumirse inmediatamente para estimular la recuperación. Ejemplos de alimentos ricos en carbohidratos son el pan, la avena, la leche con chocolate y la fruta.

La proteína solo proporciona una pequeña fracción de la energía necesaria para un ejercicio prolongado, pero es fundamental para apoyar el desarrollo y la recuperación muscular. Necesita proteínas para mantener un equilibrio entre la descomposición y la síntesis muscular, para prevenir lesiones y estimular la reparación muscular. Los atletas de resistencia deben consumir de 1,2 a 1,8 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal al día, con énfasis en consumir proteínas dentro de una hora de ejercicio. El consumo de alimentos ricos en proteínas inmediatamente antes y durante el ejercicio puede contribuir al malestar gastrointestinal. Los deportistas deben consumir proteínas de alta calidad como la carne, la leche y los productos de soja.


Los atletas de resistencia dependen de los carbohidratos como su principal combustible durante el ejercicio, lo que requiere reservas adecuadas y un suministro externo. Los atletas que se ejercitan de una a cinco horas al día requieren ingestas diarias de 6 a 12 gramos por kilogramo de peso corporal, que aumentan con la duración del ejercicio. Según Clinical Sports Nutrition, antes de la actividad, los atletas de resistencia deben consumir de 200 a 300 gramos de carbohidratos para reponer sus reservas y prevenir el hambre. Durante el ejercicio, los atletas deben consumir de 30 a 90 gramos de carbohidratos por hora. La Asociación Dietética Estadounidense sugiere bebidas energéticas, geles o plátanos como buenas fuentes de carbohidratos. Después del ejercicio, los carbohidratos deben consumirse inmediatamente para estimular la recuperación. Ejemplos de alimentos ricos en carbohidratos son el pan, la avena, la leche con chocolate y la fruta.

La proteína solo proporciona una pequeña fracción de la energía necesaria para un ejercicio prolongado, pero es fundamental para apoyar el desarrollo y la recuperación muscular. Necesita proteínas para mantener un equilibrio entre la descomposición y la síntesis muscular, para prevenir lesiones y estimular la reparación muscular. Los atletas de resistencia deben consumir de 1,2 a 1,8 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal al día, con énfasis en consumir proteínas dentro de una hora de ejercicio. El consumo de alimentos ricos en proteínas inmediatamente antes y durante el ejercicio puede contribuir al malestar gastrointestinal. Los atletas deben consumir proteínas de alta calidad como carne, leche y productos de soja.


Ver el vídeo: Anuncio Rbound SL (Enero 2022).